VIDA SOCIAL 2

¡Celebrando mis 40s!

El sábado pasado fue mi cumpleaños número 40.  Quienes me conocen bien, saben que jamás me ha gustado celebrarlo y que siempre ha sido un día que he preferido pasar de viaje o un poco desconectada de la vida social en general.

Todo este año 2017, sufrí por la idea de llegar a las cuatro décadas.  Sufrí literal.  Eso de lo que muchos llaman la “middle age crisis”.  Si lo acepto, no me gusta envejecer.  Será que no me sentía tan mayor.  Será que cuando yo era más chica y miraba mujeres de 40, pensaba “ya están muy mayores” o que la vida cambiaba radicalmente en muchos sentidos.  Sentí que era muy pronto, que sin darme cuenta tenía 25, luego 33 y ahora 40 y aún tengo demasiadas cosas que quiero hacer y envejecer no era una de ellas.

Sin embargo, recibí un lindo regalo.  Por mi primera vez en mi vida, me habían organizado una fiesta sorpresa.  Con un montón de detalles hermosos que hoy quiero compartir con ustedes.  Muchas de las cosas las hicimos nosotros mismos, cómo el almuerzo y algunas decoraciones, pero otras las conseguimos y quedó todo tan hermoso, que por primera vez en mi vida disfruté a morir y lo bueno se debe compartir.   Cabe resaltar, que me tuvieron que confesar la sorpresa algunos días antes, por temor a que no me presente (jajajaja)

Mi mesa de dulces

Desde niña (y hasta ahora) he sido siempre muy dulcera.  Amo los dulces, sobre todo el chocolate.  Así que decidí que quería una mesa de dulces con una fuente de chocolate y frutas.  Esta mesa hermosa la conseguí en Yo quiero fiesta.  Aunque esta empresa está más orientada en la decoración de fiestas infantiles, tenían esta mesita vintage hermosa y todos los insumos y artículos de decoración, perfectos para mi cumpleaños.

En la misma mesa, incluí unas bolitas de almendras, hechas por mis propias manos.  ¡Quedaron deliciosas!  Si quieren la receta me avisan y se las paso.

Mis Flores

En mi mesa también incluí un hermoso arreglo floral que me enviaron de Florentine, que quedaron bellas, con unos colores preciosos en una sombrerera blanca con cuentas de perlas.  ¡La amé!  Adicionalmente, yo misma preparé algunos arreglos florales, incluyendo manzanas verdes y más flores de colores.

Los cupcakes

También quería unos cupcakes.  Así que pusimos estos mini cupcakes variados de Claudia Cupcakes, que VO-LA-RON.  No solo por los niños, sino sobre todo por los adultos.  Además la presentación preciosa, cuidando cada detalle, simplemente perfectos.

Mi pizarra personalizada

También como parte de la decoración, quería incluir una pizarra.   Paper Studio, diseño esta especialmente para mi.  Hecha a mano, con flores de colores que me encantó.  Este detalle terminó de completar la zona de los dulces, que estuvo maravillosa y donde muchos volvieron a ser niños nuevamente.

Muchos de los detalles de la decoración los conseguí en varias tienditas de la Avenida Villarán en Surquillo.  Servilletas, cañitas de carton, banderines, floreros, topper para la torta, etc.  La única tienda que recuerdo su nombre, fue La Payasa, buenos precios y excelente atención.

El barman

Por otro lado, queríamos tener un barman experto para atender a los invitados, así que le pedí al también blogger, Paulo, de Maridaje Perfecto que es experto en esto de cócteles.  El fue el encargado de preparar los chilcanos, daiquiris, algarrobinas y demás bebidas espirituosas que los invitados le iban pidiendo.  ¡Muy divertido verlo en acción!

El brindis

También pudimos brindar con las deliciosas burbujas de Riccadonna, que justo días antes, enviaron varios de sus diferentes versiones de espumantes, que estuvieron ideales para celebrar este día tan especial.

Los bocaditos salados

Y para la tarde/noche, cuándo el hambre había regresado, los bocaditos de La Caperuza fueron la sensación.  Pedimos unas empanaditas y sanguchitos.  También preparamos un paté, que estaba para chuparse los dedos y unos palitos de apio y zanahoria con una salsa de blue cheese, que me quedó super rica.

Aunque no tengo fotos de todo lo que preparamos ese día, les cuento que hice aguas frescas.  Una de naranja, arándanos y hierbabuena y la otra de pepino, limón y menta.  Una deliciosa y sana alternativa para refrescarnos estos días de calor.  Además muy fáciles de hacer.

La torta

Y una de las tortas que tuve, fue de una querida amiga, que tiene unas tortas que se mueren lo deliciosas que son y que encima pueden personalizar a través de su página web.  Se llama Imelda y todos los años me acompañan en mis celebraciones.  Esta pequeña de red-velvet fue la torta que disfruté con el #diviteam días antes en un lonche que tuvimos en el Hotel Country, que ya les contaré en otro post.

Esto fue un poco el resumen de lo que terminó siendo el mejor cumpleaños de mi vida.  En serio, jamás pensé que podría llegar a disfrutar un cumpleaños y sentirte tan querida por tanta gente.   Muchas gracias a todos ustedes por sus saludos y mensajes, por las llamadas de mis amigos, las visitas sorpresas, todo el trabajo fuerte de la familia para que todo quede espectacular y los lindos detalles que me hicieron llegar.

Si quieren algún detalle adicional, escríbanme aquí o al inbox y feliz les paso cualquier dato más.

En serio, después de esto, puedo decirles que cumplir 40 ha sido genial.

Fotos por:  Junior Tokumaru

You Might Also Like

2 Comments

  • Marcela Velez says: 15 Diciembre, 2017 at 5:06 pm

    Me encanto tu comentario sobre todo lo que pobraron en tu cumpleanos, veo que salio todo lindo,muchos amigos que se divirtieron. Y sobre todo me encanto la alegria con que recibistes tus 40 anos, que segun dicen en un numero mas, todo esta en tu ser, tus deseos, tus alegrias y salir adelante en tu vida. Te amo hija linda.

    Reply
  • Leave a reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.