VIDA SALUDABLE 0

¿Qué es el Hambre físico o real?

El hambre físico o real se manifiesta cuando nos quedamos sin energía ni nutrientes suficientes para continuar.

Una característica principal del hambre real es que se presenta progresivamente, no llega de pronto a asaltarte, como un antojo (hambre emocional).  No llega a ser voraz en el primer momento, pero va aumentando si no lo atiendes.

Todos sabemos cómo se siente cuando tenemos hambre.  Es decir cuando tenemos el estómago vacío. Las señales que nuestro cuerpo emite para llamar nuestra atención son:  sonido de movimiento intestinal, una sensación de vacío en el abdomen, distracción y poca concentración mental, disminución de energía y pensamientos frecuentes sobre comida.

El mejor momento para comer es cuando sientes estas señales claramente en tu cuerpo, es momento de prestarle atención. En este nivel de hambre, aún actúas con tranquilidad porque no es un estado de molestia o dolor. Todavía puedes caminar al restaurante y pensar en calma qué vas a ordenar, buscar la aplicación para pedir tu comida o prepararte algo rápido en tu cocina.

¿Qué ocurre cuando no atiendes este hambre en su  primer nivel?

El cuerpo es sabio, ya te lo he dicho varias veces. Su reacción es biológica, aumenta la intensidad de estas señales, se vuelven dolorosas, molestas  y dice: Hay escasez de comida, no sé cuando volveré a comer, entonces voy a acumular energía para después.

En esta fase intensa de hambre se presenta estas señales:  gran dolor estomacal, dolor de cabeza, confusión mental, nauseas, sueño, debilidad física. temblor o sudoración corporal.

Si decides comer en esta fase, lo estás haciendo cuando ya activaste la respuesta de estrés en tu cuerpo. En este estado tu mente está obsesionada con conseguir comida (mecanismo de supervivencia).  Tu estado de ánimo se altera y te sientes ansiosa e irritable, los músculos se tensionan y perjudica tu digestión.

Considero que lo más delicado de todo esto es que, las funciones cognitivas del cerebro se nublan y no puedes reflexionar, por lo que comerás de manera impulsiva,  con un sentido de urgencia, lo que no te permite disfrutar  tus alimentos (placer nulo) y ello no permite a tu señal de saciedad activarse del todo. Por lo tanto comerás de más.

Tú puedes cambiar esta situación

  • Come en la fase inicial de hambre.  Cuando esas señales son evidentes pero no molestas. En ese estado, comes tranquila y tienes una óptima digestión. Disfrutas tu comida y sientes saciedad. La historia es otra.
  • Come con atención plena. Puedes empezar comiedo sin distracciones (celular, revistas, TV), masticando varias veces, sin prisa, saboreando y sintiendo los sabores y texturas. Siendo consciente de la experiencia y conectando con tu cuerpo. Es decir cuando comas, sólo come. Prueba hacerlo con una comida al día.

Este es un tema que me fascina y creo que lo más importante es practicar y practicar,  para cultivar un hábito saludable.

La alimentación consciente o con atención plena es una práctica ideal para mejorar tu relación con la comida porque re conecta con tu cuerpo y sus necesidades, por eso decidí hacer un taller especial en abril, dale clic en la foto para solicitar información.

Te deseo un gran inicio de semana y ¡qué estés bien!

You Might Also Like

No Comments

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.